miércoles 28 septiembre, 2022
Interes General

Registro exigente. A partir de la semana que viene el examen teórico y práctico será más difícil de obtenerlo en la Ciudad.

 

A partir del próximo lunes, en la Ciudad de Buenos Aires , los ciudadanos que quieran tener por primera vez su licencia de conducir deberán ponerse a estudiar. El Gobierno porteño incorporará cambios en el examen teórico y práctico que no se actualizaba desde el 2005 . Todas las instancias evaluadoras que se deberán pasar  serán más exigentes. El principiante a conductor tendrá que estudiar 1500 preguntas, a diferencia de las 750 del anterior. Al momento de probar su habilidad al volante, el práctico tendrá dos instancias más, a las cuatro que ya tenía. Las nuevas pruebas son: controlar el auto en pendientes tanto en subida como en bajada. Para aquellos que van a renovar, la única innovación será la proyección de un video que pretenderá ser más didáctico y contará con animaciones en 3D.

“Cambiamos el examen porque tenemos un objetivo muy concreto, que es reducir los fallecidos en siniestros viales. Buscamos que la gente conduzca mejor. Para esto necesitamos mejor educación vial, como también debemos adaptarnos a los tiempos actuales y buscar nuevos modos para que la información le llegue a las personas. Hay que aprovechar esta instancia para formar buenos conductores”, explicó Paula Bisiau, subsecretaria de Movilidad Sustentable y Segura de la Ciudad de Buenos Aires.

Son 147 víctimas las que  perdieron la vida en siniestros viales el año pasado en la Ciudad, una cifra que ya venimos promediando los últimos tres años, pero que tuvo un incremento del 5% respecto a 2017. El grupo más sufrido y vulnerable lamentablemente es el de los peatones seguidos por los motociclistas y el resto de los actores en accidentes viales.

 

En la Ciudad se aprueban alrededor de 450 mil licencias por año, de las cuales el 87,7% (402.767) son por renovaciones, y el 12,3% (56.535), otorgamientos. El 32% son mujeres y 68%, varones.

El examen teórico se cambiará en su totalidad: mientras que antes se estudiaba la Ley de tránsito, ahora los aspirantes van a contar con un manual escrito con un vocabulario más simple y comprensible. Asimismo, las preguntas estarán ordenadas por jerarquía, mientras que antes el orden era aleatorio.

“Antes había que estudiar un compendio de información rígida. La idea ahora es que el manual, que estará subido a la web, sea comprensible para cualquier persona y que luego tengan que contestar 30 preguntas en 45 minutos, esto último se mantiene respecto del examen anterior”, agregó Bisiau.

A lo largo de este tiempo el otorgamiento de licencias ha sufrido varias modificaciones en su contenido, a través de la evolución y transformación de la norma: a fines de 2014, por ejemplo, se incorporaron conceptos sobre bicisendas, ciclovías, bicicletas y la interacción de éstas con los conductores y demás actores de tránsito; pero desde 2005, no se renovaban o modificaban los temas del examen.

“La obtención de la licencia de conducir no es ni debe ser considerado un trámite más para el vecino sino un proceso de instrucción necesario. Es una instancia en la que el aspirante no sólo tiene que demostrar que está en condiciones de manejar, sino que además cuenta con los conocimientos y la capacidad de respuesta necesarios para convivir responsablemente con peatones, ciclistas y otros conductores de vehículos que se mueven por la Ciudad”, expresó Juan José Mendez, secretario de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires.

Con estos cambios, uno de los objetivos que se planteó, es poner al automovilista en “situación de calle”, es decir, intentarán simular situaciones como si el aspirante estuviera dentro de un vehículo. “Hicimos fotos que muestran una visón, tal cual como se vería desde adentro de un auto. Por ejemplo, qué pasa si viene una ambulancia, si se cruza un peatón o si nos enfrentamos a una rotonda. De este modo, buscamos darle un poco más de realidad a preguntas que antes eran solo un multiple choice”, expresó Bisiau.

También se agregaron preguntas relacionadas al manejo en montaña, con niebla y situaciones difíciles de resolver, para que el automovilista esté capacitado para conducir en cualquier parte del país. Por ejemplo, en el caso de la conducción con niebla, la pregunta es la siguiente: para indicar las velocidades máximas a desarrollar en zonas donde es habitual la formación de bancos de niebla, se utilizan señales horizontales en forma de letra V invertida, ¿Cómo se saben o reconocen esas velocidades máximas?

En la evaluación práctica, para los aspirantes a conductores de auto, incorporará, por un lado, nuevos desafíos de desempeño; y por otro, sumará herramientas tecnológicas que buscarán ser más trasparentes a la hora de desarrollar el examen. A las cuatro postas anteriores (estacionamiento, cambio de marcha y cruce de vía, marcha atrás y zigzag con conos), se le sumarán dos pruebas más: retención de embriague en subida y control del vehículo en bajada y rotonda. Estos cambios se implementarán a partir del 5  de Julio del corriente año.

“Ahora son seis postas. Además vamos a tener diferentes formadores que van a estar tomando ese examen y cada uno va a ir completando en una tablet, cómo le fue al aspirante en cada posta. Al final todo el circuito se evalúa al conductor. La idea es tener muchos evaluadores, a diferencia del modelo anterior donde solo había un evaluador. También sumaremos cámaras dentro y fuera del vehículo”, dijo Bisiau.

Para  aquellas personas que ya tienen la licencia, no se van a enfrentar con grandes cambios. El Gobierno solo cambió el video que los conductores deben ver obligatoriamente. Le sumaron animaciones en 3D. Con esto buscarán ser más didácticos para que los ciudadanos se conecten con la información para lograr conciencia en seguridad vial y así, evitar siniestros. Po otro lado el examen psicofísico (visión, audio, psicotécnico y médico), no tendrá ningún cambio en el otorgamiento, tampoco en la renovación.

Lo más importante es que el Gobierno porteño mandó hace algunos meses el nuevo manual a las escuelas de manejo para que de inmediato empiecen a enseñar y a capacitar a todos los ciudadanos  a partir de este nuevo manual. “La idea es convertir a este examen en una etapa más de pensamiento y de reflexión. Por otro lado, vimos este examen con diferentes ONG de familiares de víctimas y de siniestros de transito. Varias ONG vieron el nuevo manual, les hicieron correcciones, ajustamos algunas cosas y nos dieron su apoyo institucional. Todos tenemos un objetivo común: reducir siniestros en la Ciudad”, concluyó Bisiau.

Artículos Relacionados

San Telmo: Vecinos advierten descontrol en el barrio

Tubarrioenlaweb

Siempre es posible mejorar la Convivencia en la Ciudad

Tubarrioenlaweb

Adopción de mascotas en la Comuna 14

Tubarrioenlaweb